SILVIO

Nací en Morelia.  Crecí con el estigma de saberme de muy pocas luces, todavía recuerdo con gran tristeza todos los apodos que mis compañeritos, que con la cruel sinceridad infantil me etiquetaban  a diario. Jamás entendí de fórmulas matemáticas o intrincadas teorías de Física  y no sé cuantas materias más, de nombres que a mi razón resultaban tan incomprensibles que aún pronunciarlas me resultaba extremadamente difícil, poco menos que imposible.  Tal vez la naturaleza se condolió de mí y desarrollé una increíble habilidad para la mecánica automotriz,  lo que me llevó a conseguir un modesto empleo en una gran compañía de transporte de  carga. Comprendí que la sencillez en la que se desarrollaba mi vida era la mejor respuesta ante la misma vida. Algo inesperado e igualmente indeseado se presentó y la humilde, pero gratificante sencillez, se transformó repentinamente  en la más horripilante de las pesadillas.

CONTACTO
  • w-facebook

      © 2018  Todos los derechos reservados